Entradas

7 VERDADES SOBRE LAS RECAÍDAS QUE NO DEBERÍAS OLVIDAR

Si hay algo que agradezco de las todos los tropezones que he dado en mi vida, es que han sido una fuente de información inagotable.

He aprendido tanto de las victorias y como de las derrotas, y ahora comparto contigo mis secretos para mantenerme a salvo.
!Ojo! Desde ya te recomiendo estar alerta porque tu enemiga va a tratar de alejarte de esta lectura.

 

  1. Hasta cuando brillan por su ausencia deben ser vigiladas de cerca.

Nos guste o no, las recaídas son más habituales de lo que imaginas. Esa es la peor noticia, y la buena entre las malas es que puedes evitarlas sin esfuerzo.

Ni siquiera cuando te sientas libre vas a poder bajar la guardia, nunca, jamás!

  1. El riesgo es real porque nuestros circuitos neuronales han quedado afectados

Además, de por vida nos van a perseguir recuerdos inconscientes que invocan sensaciones de placer creadas de manera artificial gracias a la acción o sustancia de la que hemos estado abusando durante un tiempo.

Recuerda que has quedado un poco tocada y que esas conexiones continúan adormecidas, pero están.

 

  1. Ten bien presente que tus adicciones se van a querer manifestar una y mil veces, aunque trates de evitarlo con todas tus fuerzas.

Detectar el deseo es el primer paso y rechazarlo sin que a tu voluntad tenga que intervenir.

Dispones de un plazo de tiempo muy corto para rechazarlo por lo que el mensaje de oposición que emitimos debe ser claro, conciso y sencillo para que la respuesta sea firme.

Las adicciones tan treguas, pero se resisten a desaparecer.

 

  1. Convertir el fracaso en una lección es síntoma de madurez, como mujer y como adicta.

A nivel personal me dice de ti que sabes ver lo positivo hasta en los momentos de mayor dificultad y como adicta es una señal inequívoca de que vas por el buen camino.

Ahora te voy a ser sincera, y es que debes saber que se necesitan muchas tablas para con seguir tal hazaña.

Cuando has adquirido un buen nivel de autoconocimiento y sabes aceptar sin juzgar tus errores, todo se vuelve más sencillo.

Para alejar las adicciones, debes asimilar el significado de los mensajes que te ha ido enviando en relación a tus emociones.

  1. Aunque las intenciones sean las mejores, vas a necesitar un cambio radical en tu vida.

Para mantenerte lejos de los malos hábitos, otra de las claves es no volver a impregnar tu rutina de tics adictivos.

No basta con querer una alternativa para tu vida, también es necesario que tu actitud esté abierta a conocer otras maneras de proceder que en nada se parecen a las rutinas que te han acompañado hasta ahora.

No creo en los milagros, y lo que me parece realmente anormal es que alguien cambie de la noche a la mañana y que lo haga gracias a unas pautas de conducta que le han impuesto o recomendado desde fuera, casi imposible.

Se mantiene a salvo quien no deja margen a las adicciones negativas, abandonar hábitos forma parte de un proceso de cambios mucho más profundo.

 

  1. El malestar, el dolor y el sentimiento de culpa son horribles los momentos posteriores a las recaídas.

Llega el día en que no puedes justificar tu falta de voluntad como un desliz sin importancia y sientes que el error que has cometido no es un tropiezo más. A partir de ese momento las sensaciones que recibes son muy diferentes a las de una resaca cualquiera, y el sufrimiento te hace padecer más que de costumbre.

Alejar estas emociones no es tarea fácil justo en los momentos posteriores a la toma de consciencia de una nueva recaída.

El dolor que provocan es terrible, te aviso para evitar sorpresas desagradables: es necesario descansar y tomar aliento para sobreponerse.

 

  1. Entras en una espiral compulsiva que te puede llevar a situaciones de alto riesgo para uno mismo y para los demás

Créeme cuando te digo que no exagero y no trato de asustarte: es estremecedor escuchar los momentos trágicos que cuentan chicas como tu cuando retoman una adicción con más fuerza.

Una vez que el impulso que permite la adicción se ha desatado, las conductas se vuelven más compulsivas que de costumbre y los peligros se multiplican.

Los excesos se pagan muy caros cuando recaes.