MINITERAPIA: RUEDA DE LA VIDA.

Me interesa que sepas cómo estás, al margen de tus adicciones. Y no me vale que contestes con un bien, mal, tirando o depende.

Esas son las respuestas que le das a tu tía abuela cuando la encuentras en una reunión familiar.

La recuperación comienza por el autoconocimiento, y esa tarea es cosa tuya.

Mira, te reconozco que peco un poco de profunda y eso lo llevo de serie, así que no puedo evitar arrastrarte a tus adentros  desde el minuto 1, desde ya.

También te tengo que confesar que me gusta rizar el rizo para llegar a un nivel más allá y que creo que lo sencillo no está mal, pero lo complejo te acerca más a tu esencia.

Ojo, no me refiero a que urges en cada uno los pensamientos que vayan y vengan, o que pierdas el tiempo reflexionando sobre sin sentidos.

Te hablo de ir contigo misma al grano, pero también de poner nombres y apellidos a esas sensaciones que no te dejan estar en equilibrio.

Pues de eso mismo es de lo que te quiero hablar: de equilibrios y desequilibrios.

Gracias al Mindfulness aprendemos a evitar las avalanchas de emociones, sensaciones, sentimientos, ilusiones, percepciones y mil cosas más, y a escuchar las respuestas internas.

Y cuando la quieres oír, se expresa bien alto y claro, para ello vamos a utilizar la rueda de la vida, un ejercicio de coaching que ayuda a evaluar nuestro estado y priorizar focos de atención.