Exiliada en el lavabo

Abandona tus adicciones y diseña la vida que mereces

Las dependencias nos bloquean. Aprende a controlarlas y descubre que es más sencillo y enriquecedor de lo que piensas. Hoy es un buen día para comenzar. ¿Te apuntas?

Déjame adivinar cuáles son algunos de tus miedos:

  • Temes perder tu rutina y tu estatus social.
  • Tienes fobia a que tu entorno descubra tus vicios.
  • Crees que no eres el perfil de mujer que encaja en terapias grupales.
  • Te horroriza imaginar que te van a tratar como a una enferma mental.
  • Quieres evitar pedir información por pánico a que te recluyan en un centro de rehabilitación.

Te entiendo, porque a mí me sucedía lo mismo, así que mantuve mis adicciones en secreto y solo busqué ayuda en esto de Internet.

Aunque a ratos creas que tú “lo controlas”, es innegable que las conductas adictivas bloquean nuestras emociones, nos arrebatan la voluntad y nos sumergen en una espiral de la que no parece sencillo ni divertido salir.

Las conductas adictivas antes o después te hacen perder el control y provocan consecuencias indeseables. Es sólo una cuestión de tiempo que suceda.

Quien juega con fuego se puede quemar. Esto ya lo sabes; pero, por alguna extraña razón, te dejas atrapar por el trabajo, las compras compulsivas, los juegos de azar, el alcohol o las sustancias como drogas y antidepresivos.

Y es que las mujeres normales, las que vamos de “señoritas”, también sufrimos el mal de las adicciones.

Espera, que no cunda el pánico: a menudo son solo la vía de escape que utiliza nuestra alma para expresarse.

Tú quieres salir de esta situación. Sin embargo, las soluciones que se te pasan por la cabeza no resultan nada motivadoras. ¿Me equivoco?

SI ES TU CASO, SÉ CÓMO AYUDARTE…